THE SECRET

La medicina natural se ha desarrollado principalmente en los países de Oriente y es tan importante, que a partir de ella se han desarrollado por lo menos uno de cada cinco medicamentos.

Debido al aporte que la medicina natural le otorga a la ciencia y a la industria farmacéutica, en la década de los 50 del siglo pasado, uno de los más destacados investigadores del Instituto Pasteur de Francia, el Profesor Baranger, decidió emprender un viaje a la India con la idea de encontrar remedios que pudieran convertirse en medicamentos.

Especialmente, el Dr. Baranger iba en busca del aceite de Chaulmoogra, pues había escuchado que tenía propiedades que ayudaban en la cicatrización de heridas causadas por lepra.

Al encontrar el aceite el profesor pudo corroborar su eficacia y descubrió que el secreto era que la sustancia había sido expuesta al aire y al sol por un periodo mayor a 20 años, antes de ser usado en el tratamiento de heridas en personas con Lepra.


¿Pero que hacía el aire y el sol en ese aceite?


Resulta que la oxigenación natural de los aceites vegetales con la exposición al aire y al sol que emite radiación ultravioleta, provoca una alteración molecular de los aceites, transformándolos en una substancia viscosa con propiedades anti-inflamatorias y curativas.

Siendo un químico de gran reputación, Baranger no podía esperar para compartir tan increíble descubrimiento.

Más tarde, el profesor inicio una investigación con el objetivo de reemplazar el periodo de 20 años por un proceso industrial acelerado para obtener la misma substancia viscosa en tan solo unos días.

El profesor Baranger recurrió a la manipulación de oxígeno activo a nivel químico estructural de estos aceites para substituir el largo proceso y obtener la tan deseada substancia.

Una vez logrado, el profesor heredó este proceso a Stephane Desjonqueres, fundadora de Laboratorios Carilene. Es así como Laboratorios Carilene estudio las propiedades de dichas substancias utilizadas en la medicina oriental. Es la observación de la medicina tradicional, la que ha guiado la investigación farmacéutica. De ahí, que desde 1982, los Laboratorios Carilene ha explotado las propiedades terapéuticas por acción mecánica del TGO (Triesteres de Glicerol Oxidado) obtenidos del proceso de peroxidación de aceites vegetales.

Por más de 30 años el departamento de investigación y desarrollo de Laboratorios Carilene ha explotado los múltiples campos de aplicación del TGO (Triesteres de Glierol Oxidado) Desde entonces, se han formulado una gran variedad de productos, avalados por estudios clínicos, y desarrollado nuevas líneas de productos terapéuticos.